Psicotécnicos: Nieve, hielo y viento, ¿cómo reducir el riesgo al volante?

Psicotécnicos: Nieve, hielo y viento, ¿cómo reducir el riesgo al volante?

Ningún año se sabe cuándo llegará el invierno ni hasta cuándo se quedará. Junto al frío en sí mismo, la nieve, el hielo o la lluvia suponen un importante factor de riesgo para la conducción. Pérdida de control del vehículo, patinazos en las frenadas o falta de adherencia del asfalto son algunas de las situaciones a las que podrías tener que hacer frente. Si el tiempo es realmente malo lo más prudente es posponer la idea de salir a  carretera; pero si no tienes más remedio que coger el coche, planifica el viaje con antelación, consulta el estado del tráfico y pon a punto tu vehículo. Una vez en marcha, sabemos que hay que circular con más precaución de la habitual y adaptar la conducción al estado de la vía y la metereología. Además, conviene recordar algunas recomendaciones preventivas para reducir al riesgo de accidente, como las que nos propone la propia Fundación MAPFRE. <span style=”display: inline-block; width: 0px; overflow: hidden; line-height: 0;” data-mce-type=”bookmark” class=”mce_SELRES_start”></span><span style=”display: inline-block; width: 0px; overflow: hidden; line-height: 0;” data-mce-type=”bookmark” class=”mce_SELRES_start”></span><span style=”display: inline-block; width: 0px; overflow: hidden; line-height: 0;” data-mce-type=”bookmark” class=”mce_SELRES_start”></span> Con nieve, evita el freno Ante la previsión de mal tiempo inicia el viaje preparado, fundamentalmente con combustible suficiente, algo que te permitirá tener calefacción más tiempo en caso de emergencia y te aportará un peso adicional para circular en zonas resbaladizas. Si te pilla una nevada por el camino lo más aconsejado es circular por las roderas que hayan dejado otros vehículos y hacerlo a una velocidad constante y despacio. Si la nieve es muy abundante tendrás que utilizar el impulso del coche para...
Renovar carné de conducir: Impacto inminente en carretera: Todo lo que podemos hacer para reducir riesgos y daños

Renovar carné de conducir: Impacto inminente en carretera: Todo lo que podemos hacer para reducir riesgos y daños

¿Cómo actuar ante un impacto con un obstáculo? Cuando nos subimos a nuestro vehículo cada día, no lo hacemos pensando si vamos a encontrarnos en una situación con riesgo de accidente. Aunque el peligro realmente existe siempre, ya que en muchos casos no seremos nosotros la causa. Desde obstáculos en la carretera, como mercancías volcadas, árboles y rocas caídas o material de obra, hasta animales sueltos que invaden la calzada. Y por supuesto, otros usuarios de la vía, vehículos de todo tipo pero también ciclistas o peatones. Según la DGT, las colisiones frontales son el segundo tipo de siniestro vial más frecuente en España (un 23% en 2019), mientras que las frontolaterales son el tercero (12% en 2019). Las lesiones pueden variar mucho dependiendo de las circunstancias del impacto, pero los latigazos cervicales y los traumatismos en el cráneo son de las más frecuentes y a la vez de las más graves. Una vez que somos conscientes del riesgo que existe, y de que vale la pena extremar todas las precauciones, vamos a ver en este artículo qué podemos hacer para minimizar los efectos de un accidente por impacto en la carretera. Qué podemos hacer como conductor para evitar o reducir un accidente con impacto   Por supuesto, en un accidente de tráfico influye nuestra propia habilidad al volante, por lo que no está de más repasar algunas recomendaciones que pueden ser clave para evitar o no el impacto: Moderar la velocidad, reducirá la distancia de frenada. Mantenernos atentos a la carretera y lo que ocurra en ella, aumentará nuestra capacidad de reacción. Evitar distracciones, sobre todo las relacionadas...
Psicotécnicos: Nieve, hielo y viento, ¿cómo reducir el riesgo al volante?

Psicotécnicos: Nieve, hielo y viento, ¿cómo reducir el riesgo al volante?

Ningún año se sabe cuándo llegará el invierno ni hasta cuándo se quedará. Junto al frío en sí mismo, la nieve, el hielo o la lluvia suponen un importante factor de riesgo para la conducción. Pérdida de control del vehículo, patinazos en las frenadas o falta de adherencia del asfalto son algunas de las situaciones a las que podrías tener que hacer frente. Si el tiempo es realmente malo lo más prudente es posponer la idea de salir a  carretera; pero si no tienes más remedio que coger el coche, planifica el viaje con antelación, consulta el estado del tráfico y pon a punto tu vehículo. Una vez en marcha, sabemos que hay que circular con más precaución de la habitual y adaptar la conducción al estado de la vía y la metereología. Además, conviene recordar algunas recomendaciones preventivas para reducir al riesgo de accidente, como las que nos propone la propia Fundación MAPFRE. <span style=”display: inline-block; width: 0px; overflow: hidden; line-height: 0;” data-mce-type=”bookmark” class=”mce_SELRES_start”></span><span style=”display: inline-block; width: 0px; overflow: hidden; line-height: 0;” data-mce-type=”bookmark” class=”mce_SELRES_start”></span><span style=”display: inline-block; width: 0px; overflow: hidden; line-height: 0;” data-mce-type=”bookmark” class=”mce_SELRES_start”></span> Con nieve, evita el freno Ante la previsión de mal tiempo inicia el viaje preparado, fundamentalmente con combustible suficiente, algo que te permitirá tener calefacción más tiempo en caso de emergencia y te aportará un peso adicional para circular en zonas resbaladizas. Si te pilla una nevada por el camino lo más aconsejado es circular por las roderas que hayan dejado otros vehículos y hacerlo a una velocidad constante y despacio. Si la nieve es muy abundante tendrás que utilizar el impulso del coche para...
Renovar carné de conducir: Seguridad vial, también para personas con discapacidad

Renovar carné de conducir: Seguridad vial, también para personas con discapacidad

Las personas con discapacidad son particularmente vulnerables a las diferentes políticas de seguridad vial de sus ciudades. Condicionantes como la sordera, la ceguera, la movilidad reducida, el síndrome de espectro autista, una baja capacidad intelectual e incluso enfermedades crónicas o dificultades de aprendizaje requieren de una seguridad vial adaptada a sus necesidades. La seguridad vial debe actuar como actúan los sistemas de seguridad de un ascensor: incluso cuando el fluido eléctrico cesa o aparecen sobreesfuerzos que superan los límites de carga, este se detiene, protegiendo la vida de sus integrantes. Esta particularidad es clave de cara a que personas con discapacidad ganen autonomía vial: crear un sistema que blinde su movimiento. Pavimento podotáctil y aceras adaptadas para personas con discapacidad Uno de los puntos imprescindibles a la hora de adaptar la ciudad a todas las capacidades es entender que no todas las personas con discapacidad parten de los mismos supuestos, y que incluso estos pueden ser opuestos. Así, el desnivel de la acera que ayuda a marcar una barrera virtual para las personas con ceguera supone una barrera arquitectónica para las personas en silla de ruedas. Integrar todas estas capacidades en el diseño de una ciudad es algo extraordinariamente complejo, aunque hay elementos que pueden ayudar a diferentes colectivos en paralelo. Por ejemplo, el pavimento podotáctil puede perimetrar lo que antes era la acera, reduciendo la altura de esta con relación a la calzada. De esta forma se resuelven ambas necesidades. Dicho esto, resulta imprescindible combinar estas dos actuaciones (instalación podotáctil y rebaje de aceras) con políticas de concienciación urbana, con la reducción de la velocidad en estas calles...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies