Renovar carné de conducir: Conducir con lluvia: 14 consejos que no debes olvidar

Renovar carné de conducir: Conducir con lluvia: 14 consejos que no debes olvidar

  Tanto se estaba prolongando este verano que, aunque muchos han aprovechado para irse a la playa, muchos estábamos preocupados por los problemas que estaba causando en nuestro país. Y tanto estaba tardando el otoño en llegar, que cuando por fin han llegado las lluvias, nos han pillado de sorpresa, en manga corta y sin paraguas. Algo parecido nos ha pasado al coger nuestro coche. Sabemos de sobra que debemos adaptar nuestra conducción y extremar las precauciones, pero el cambio de estación ha sido tan repentino e inesperado, que en estos días nos está costando cambiar el chip. Por eso, os ofrecemos este rápido pero completo checklist de consejos que debes tener en cuenta. Cuidado con las primeras lluvias Las primeras precipitaciones tras el verano pueden ser las más traicioneras. El agua de lluvia se mezcla con el polvo, la grasa, la goma y el resto de sustancias que acumulan las carreteras y se forma un barro especialmente deslizante que convierte el asfalto en una pista de patinaje. Modera la velocidad Aviso a fitipaldis. ¿A que hasta Fernando Alonso aminora la marcha cuando corre en lluvia? Pues eso, modera la velocidad porque se conduce peor no sólo por el asfalto más deslizante, sino porque la visibilidad es peor. Revisa los neumáticos Para que tus neumáticos puedan evacuar el agua correctamente, deben de tener el dibujo o rallado en perfectas condiciones y tener la presión de aire adecuada. Ambos factores son determinantes para la adherencia de tu coche en carretera. Mucho cuidado con el aquaplaning Sí, porque incluso con los neumáticos en perfecto estado y yendo a una velocidad moderada,...
Renovar carné de conducir: Guía de la alimentación al volante: lo que debes y no debes comer antes de conducir

Renovar carné de conducir: Guía de la alimentación al volante: lo que debes y no debes comer antes de conducir

  Nuestra conducción se ve afectada por un sinnúmero de factores. No nos referimos tan solo a las circunstancias propias de los vehículos, la vía o de nuestra educación vial. En la conducción también influyen circunstancias que pueden parecer algo más indirectas, pero no lo son, como la fatiga y el sueño, el estado de ánimo, los medicamentos que tomemos, enfermedades o fobias que podamos padecer, y por supuesto, la alimentación. Son variables que debemos englobar dentro de los factores humanos a la hora de tratar de evitar y reducir la siniestralidad. Con respecto a la alimentación, existen una serie de pautas que, de respetarlas, estaremos contribuyendo a esto. Motivos para una mejor alimentación al volante En lo que a la seguridad respecta, es sabido que una comida copiosa no va a ayudarnos en nuestra labor como conductores. Al igual que existe una concienciación para erradicar el consumo de alcohol al volante en contra de ese pernicioso y tradicional vox populi que daba cierto margen al mismo, sería conveniente aplicar el mismo esfuerzo a ser conscientes de qué alimentos pueden perjudicarnos. Con esta vocación la DGT ha publicado su guía “Comer bien, conducir mejor“. El objetivo es formar e informar en aspectos nutritivos a los conductores. Se pretende además hacer partícipe a todos los miembros de la familia de algo tan común como es elegir el menú cuando se realizan paradas en las áreas de servicio. Y es que queda patente que después de comer disminuye la capacidad de atención, propiciando que podamos cometer errores. Una mala elección culinaria conlleva una reducción del rendimiento cognitivo en un 10%, favoreciendo además la aparición de la...
Psicotécnicos: Menos población, más coches: así es la problemática de la movilidad en zonas rurales

Psicotécnicos: Menos población, más coches: así es la problemática de la movilidad en zonas rurales

  En España, hay una realidad distinta a la de las grandes ciudades. Una realidad alejada del carsharing, de la Smart City o de la movilidad inteligente. Una realidad donde no existe el metro, ni los trenes de cercanías ni el AVE, y donde temas como los problemas de contaminación o el coche eléctrico parecen banales. Es la realidad de las pequeñas ciudades, los pueblos y las zonas rurales. Y aunque puedan parecer escenarios idílicos de calles tranquilas, aire limpio y gente caminando sin prisa, son lugares donde la movilidad es un problema aún mayor si cabe que en las grandes ciudades. Baja densidad y dispersión geográfica Cuando hablamos de zonas rurales, tenemos la tentación de pensar en comunidades remotas de América Latina o del Sudeste Asiático. Pero incluso en la desarrollada Europa, las áreas de alta concentración urbana son minoria, y hay muchas regiones con más del 50% de población rural. En España contamos con provincias de bajísima densidad poblacional, como Soria o Cuenca, o de enorme dispersión geográfica, como Cáceres y Badajoz. Otras, como Teruel o Lérida, albergan mayores ciudades, pero también un gran número de pequeños municipios que no sobrepasan de los 2000 habitantes. Son poblaciones de baja densidad, con escaso transporte público, ubicadas en zonas de geografía accidentada, con economía muy relacionada con el sector primario y muy alejadas de otros núcleos de población. Menos población, más coches Sería un error pensar que en las pequeñas localidades y las zonas rurales, por tener menos población y menores distancias que cubrir, el transporte público es menos importante que en una gran ciudad. Quizás no haga falta...
Renovar carné de conducir: El necesario respeto para las plazas de aparcamiento de coches eléctricos

Renovar carné de conducir: El necesario respeto para las plazas de aparcamiento de coches eléctricos

  Los coches eléctricos han vuelto en esta década para quedarse definitivamente. Autoridades, poniendo límites a la contaminación en el transporte; y fabricantes, apostando de una vez por modelos enchufables, confirman esa transición del motor térmico al eléctrico. Van a ser muchos los cambios que veamos en nuestras ciudades, entre ellos, los relativos al aparcamiento de coches eléctricos. Las grandes ciudades, en su intento por reformular el transporte en sus centros urbanos, tienden su mano a la movilidad eléctrica. En gran parte de nuestro continente los coches eléctricos disfrutan de ventajas exclusivas, como el acceso carriles de tránsito limitado y aparcamientos gratuitos. Es una situación que puede parecer ideal para los dueños de este tipo de modelos, pero que en algunas ocasiones no lo es tanto. Si nos ponemos en la piel del conductor de este tipo de vehículos, nos referimos a ese momento en que nos dirijimos a la plaza reservada para estos coches y descubrimos que se encuentra ocupada por un modelo convencional. ¿Merecen los coches eléctricos plazas exclusivas? Es una situación con la que no pocos conductores de eléctricos se han topado en los últimos tiempos. Si pasamos a verlo desde el otro punto de vista, el del conductor del coche térmico que ha aparcado en una plaza reservada, podemos encontrarnos con varias perspectivas. Por una parte, pueden desconocer que existe un aparcamiento de coches eléctricos. Es decir, que esa área está reservada. Pueden ser conscientes, pero creer que como “no suelen utilizarse” no pasa nada por estacionar. El punto más extremo es el del detractor del coche eléctrico, aderezado con una total falta de civismo....
Psicotécnicos: Este quitamiedos hecho con neumáticos reciclados podría ser el definitivo

Psicotécnicos: Este quitamiedos hecho con neumáticos reciclados podría ser el definitivo

  Los guardarraíles pueden dejar de ser esos elementos tan temidos por los motoristas que circulan por la carretera debido a las graves lesiones que pueden causar en caso de accidente y convertirse en elementos seguros tanto para los usuarios motorizados de las dos ruedas como para los ciclistas, dos de los colectivos más vulnerables. Todo ello gracias a un nuevo y revolucionario guardarraíl diseñado y fabricado en España, que ha tenido su estreno en La Rioja y que muy pronto podrá extenderse por las carreteras españolas. El quitamiedos, ese elemento concebido para impedir la salida de la vía de vehículos que circulan a gran velocidad, ha sido siempre el gran enemigo del colectivo motorista puesto que nunca han estado adaptados al tamaño, altura y requisitos de seguridad que requiere la conducción de una moto o una bicicleta. Esta ha sido principalmente la causa por la que no solo son inútiles, sino que suponen también un peligro para la integridad física del conductor y acompañante en caso de accidente. Aunque estos guardarraíles resultan eficaces ante el impacto de un coche, se les atribuye la responsabilidad de ser los causantes en el 15% de los 214 accidentes en los vehículos de dos ruedas producidos el pasado año, según el balance de siniestralidad. El modelo de guardarraíl que se encuentra vigente en España desde 1972 consta de una estructura de dos franjas longitudinales. Una barrera de protección que resulta eficaz para los vehículos de cuatro puertas, dotados de carrocería, pero que no deja de ser una trampa para motoristas. En el caso de que el impacto sea frontal, el motorista saldrá despedido por encima...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies