Renovar carné de conducir: Si en verano te has desentendido, mima a tu coche este otoño

Renovar carné de conducir: Si en verano te has desentendido, mima a tu coche este otoño

 

Entramos en el mes de octubre y, tras el veranillo de San Miguel, parece oficial el adiós al verano. Los días de ocio y vacaciones han dado mucho trabajo a tu coche y, seguramente, ha tenido que aguantar muchos kilómetros de viaje a sus espaldas. A ese desgaste veraniego hemos de sumarle la llegada del frío y unas condiciones climatológicas diferentes sobre el asfalto, por lo que preparar tu coche tras un estío despreocupado y de descanso hará más fácil y segura la vuelta a la rutina.

Todo esto es lo que el verano ha podido deteriorar

Junto al deterioro natural de los componentes de tu vehículo por causa del tiempo y el uso, hay que sumarle el propio que provocan las condiciones de calor, sal y luz del verano. Es más importante que nunca cuidar tu coche tras la estación estival, pues es sin duda el momento del año en el que más averías se producen. ¿Por qué? Principalmente por problemas en el sistema de climatización y por la recarga del aire acondicionado. Echarle un vistazo ahora que ya no es tan necesario poner el aire frío a tope es una gran idea para entrar al otoño con total garantía.

neumáticos otoño

Por supuesto, los neumáticos son otros de los elementos que más desgaste han podido sufrir debido al sobrecalentamiento provocado por las temperaturas y velocidades altas. Controlar la presión de los mismos y el dibujo de su banda de rodadura es una gran medida para evitar el riesgo de sufrir un pinchazo.

Sin embargo la mayor perjudicada por las inclemencias del sol y el salitre es la pintura de la carrocería. La pérdida de luminosidad y el deterioro estético se debe principalmente al impacto de los rayos solares y la sal que trae el viento del mar tras largas horas estando el vehículo a la intemperie. Para evitarlo en mayor o menor medida es recomendable lavar el coche a menudo y aplicar alguna cera que absorba los rayos ultravioletas. De esta forma evitamos también que el habitáculo se convierta en un horno.

¿Por dónde empiezo a poner a punto el coche para el otoño?

mantenimiento otoño

Vamos paso por paso. Los meses de abandono requieren ahora en otoño que tengamos un cuidado especial. Y mucha paciencia.

En primer lugar, tengamos en cuenta que los limpiaparabrisas también se estropean y se deben cambiar. En verano quizá les hayamos dado poco uso, pero su correcto funcionamiento ahora que vuelven las lluvias es prioritario: si no desplazan perfectamente el agua durante una tormenta torrencial, no vamos a tener visibilidad de la carretera y no podremos reaccionar. Sustituirlas es tan sencillo como acudir a cualquier tienda de repuestos y solicitar el modelo adecuado a tu vehículo.

Y de paso aprovechamos para hacer una limpieza general del resto de elementos de visibilidad: cristales, faros, antiniebla, pilotos, retrovisores y elementos reflectantes para ver y ser vistos.

Ya se terminó la terrible batalla por encajar las maletas, mochilas, sillas de playa y sombrillas en tu maletero. Ahora toca hacer vaciado para recuperar ese espacio tan necesario, no sólo por una cuestión de orden, sino por tu seguridad. Viajar con el maletero descargado reduce el consumo y minimizar el número de bultos evita los peligrosos desplazamientos en caso de colisión o frenazo.

mantenimiento coche

Las entrañas de tu vehículo también deben de cuidarse a pesar de no estar tan expuestas a nuestros ojos. Recordemos que la belleza está en el interior aunque en este caso aparezca acumulada en forma de grasa, polvo y suciedad. Revisar el filtro del aire es imprescindible para que se produzca una buena combustión y ahorremos combustible. En invierno, la calefacción gasta menos que el aire acondicionado, ya que aprovecha el calor que genera el motor, lo cual no quiere decir que no sea necesario comprobar su funcionamiento tras el parón invernal.

Ahora toca mirar cómo está el nivel de todos los líquidos, ¿cuándo fue la última vez que lo hiciste? Es recomendable hacerlo antes de salir de cada viaje, también al regresar, aunque desgraciadamente para muchos no es una costumbre habitual. El líquido refrigerante y el aceite es lo mínimo e imprescindible, pero tampoco te olvides tampoco del agua del limpiaparabrisas, el de la dirección y el de frenos. Si todos los niveles son los adecuados podremos hacer frente a las inclemencias metereológicas propias del invierno como las heladas y las nevadas. Plantéate hacer un cambio de líquidos cuando esté ya muy sucio.

Por último, recuerda que la batería no es eterna y estar pendiente de su mantenimiento es una tarea básica. Pero lo es especialmente en esta época del año, en la que la bajada de temperaturas puede afectar significativamente a su rendimiento. A los primeros síntomas de desgaste, toca cambiarla.

Cuida tu conducción más aún durante los meses fríos

mantenimiento coche

Ya se meten las ganas en el cuerpo de enfundarse en un jersey de lana y salir a recoger setas al monte. Si estás planeando tu próxima escapada otoñal debes de volver a recuperar los hábitos de conducción que pudiste abandonar en verano. El otoño es una estación espectacular pero también muy inestable en cuanto a condiciones meteorológicas, por lo que antes de salir de casa para emprender tu viaje es importante mirar los pronósticos del tiempo.

¡Ojo con las hojas! Los árboles se desnudan y las hojas van a parar al asfalto. Puede parecer una tontería pero la realidad es que suponen un verdadero peligro para la seguridad vial. Las hojas mojadas son tan resbaladizas como la nieve y podrían provocar aquaplaning. Para evitarlo procura seguir estos consejos:

  • Mantén una velocidad adecuada.
  • Reduce la velocidad cuando encuentres balsas de agua.
  • Asegúrate de que los neumáticos se mantienen en buenas condiciones.
  • Conduce por las zonas donde hayan circulado los vehículos que te preceden.
  • Para evitar colisiones, mantén una distancia de seguridad amplia con el vehículo de delante.

Con estas recomendaciones de mantenimiento y conducción de tu coche en otoño, la transición del verano al invierno será segura y te evitará esas incómodas averías, garantizando la vida útil de tu vehículo, tu protección y la de los tuyos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies