Psicotécnicos: ¿Sabes qué componentes de tu coche tienen fecha de caducidad?

Psicotécnicos: ¿Sabes qué componentes de tu coche tienen fecha de caducidad?

 

Ya parece que el frío entra en nuestras vidas y mientras nosotros seguimos con la vista puesta en nuestra próxima escapada otoñal. Si tienes pensado desplazarte en las próximas semanas debes tener en cuenta que –además de considerar las condiciones climáticas adversas y de realizar un buen mantenimiento preventivo–, tu vehículo también tiene fecha de caducidad. Bien por el kilometraje y su consiguiente desgaste o bien porque el tiempo no pasa en balde para ninguno, hay ciertos elementos que convienen cambiarse pasado un tiempo. Desde luego que no es una situación grave ni límite, pero como conductor responsable has de estar pendiente de los síntomas que presenta tu coche y actuar en consecuencia para prevenir posibles fallos.

¿Qué elementos son y cuándo caducan?

Antes de comenzar con su enumeración, tengamos en cuenta que, a medida que tu vehículo cumple años, hay ciertas comprobaciones que debemos realizar de forma rutinaria. Es el caso de los líquidos, aceites y filtros que debemos revisar habitualmente para comprobar su estado, aunque en caso de sustitución debemos de hacerlo siguiendo ciertas pautas y kilometrajes: aceite del motor y filtro (15.000 km); filtro del aire (20.000 – 30.000 km); filtro de combustible (30.000 – 50.000 km); filtro del habitáculo (15.000 km); líquido de frenos (20.000 km o 2 años); y anticongelante (2 años).

mantenimiento componentes coche

Climatizador

Los olores desagradables, falta de potencia o insuficiencia para eliminar el vaho de los cristales son síntomas de que tu sistema de climatización no funciona correctamente. Una puesta a punto cada dos años resulta esencial (sobre todo si tu vehículo está ya en la edad madura) para cambiar la carga del gas y comprobar la estanqueidad de todo el circuito. Como hemos mencionado, el filtro del habitáculo se debe sustituir anualmente.

Limpiaparabrisas

Las escobillas de los limpiaparabrisas también deben de sustituirse, aunque es algo de lo que los conductores suelen estar más pendientes, más aún en esta época de lluvias en la que más necesarios son. Si no terminan de retirar el agua o las manchas del cristal, sí dejan finas estrías en la luna o rechinan al ponerse en funcionamiento es síntoma del final de su vida útil.

Batería

¡Ay, cuando se oye el ruido ahogado del motor! Dudas y preguntas rondan tu cabeza y encima en el día en que no puedes llegar tarde a esa reunión tan importante. Para evitarlo, procura cuidar la batería de tu coche, partiendo de la base de que su vida media es de unos 4 o 5 años, siempre en función del uso que se haga de ella.

Catalizador

Este componente de nombre tan extraño es el que disminuye los elementos contaminantes de los gases de escape. Su vida útil está determinada por el uso, aunque también hay que tener en cuenta que puede romperse por diferentes causas, como por ejemplo, que le llegue gasolina sin quemar. A partir de los 400.000 kilómetros recorridos debemos valorar si necesita sustitución.

mantenimiento componentes coche

Airbag

El airbag puede aguantar toda la vida útil de un vehículo –si no se hace uso de él– aunque en modelos antiguos podemos establecer su caducidad alrededor de los 10 o 15 años. En el cuadro de mandos podemos alertarnos sobre disfunciones relacionadas con este elemento (piloto SRS), si se ilumina es hora de revisarlo. Lógicamente cuando resulta necesario cambiar los airbags es en caso de accidente, tras el cual se han puesto en funcionamiento y pueden haberse deteriorado debido a la colisión.

Cinturón de seguridad

El cinturón tampoco puede decirse que caduque en términos como los que estamos usando para el resto de componentes, pero sí se deterioran. Su revisión periódica resulta imprescindible para comprobar posibles desgarros o un mal funcionamiento de los anclajes. El tiempo y los frenazos pueden disminuir su eficacia, obligando a ceder tras fuertes tirones. Tras un accidente, cámbialos por unos nuevos a la menor duda.

Luces

Dos o tres años son los que suelen durar las luces de los faros, por lo que es importante –y obligatorio– llevar siempre en la guantera un juego de repuesto. Toda vez que cambies las lámparas debes realizarles el reglaje, revisar su transparencia y limpiar los cristales. En el caso de las luces de xenon, deben sustituirse en un taller ya que no conviene manipularlas.

¿Y qué hay de la durabilidad de los neumáticos?

Independientemente de los kilómetros que hagas, tus neumáticos sufren desgaste debido a las inclemencias del tiempo, el peso que soportan y los diferentes terrenos por los que circulan. No tienen fecha de caducidad y no hay un periodo concreto para sustituirlos, pero no por ello podemos desentendernos de su cuidado. Al fin y al cabo, son un elemento de seguridad imprescindible.

La clave está en vigilar la banda de rodadura para procurar que la profundidad de su dibujo nunca sea inferior a los 1,6 mm: por debajo de este umbral, la velocidad a la que se produce aquaplaning se reduciría hasta en un 40%, por ejemplo. Por otro lado, debemos de estar atentos a controlar que el desgaste sea regular y que no existan bultos, grietas o clavos.

mantenimiento componentes coche

En lo que sí están de acuerdo todos los fabricantes es que después de 5 años de uso deben ser verificados por un especialista. Al cumplirse diez años de su fecha de fabricación, se recomienda que el neumático sea reemplazado: podemos observar su fecha en la combinación de cuatro dígitos del flanco con la semana y año, siempre están precedidos de la mención DOT.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies