Psicotécnicos: ¿Has pasado del coche a la moto para moverte por la ciudad? Claves para conducir con seguridad

Psicotécnicos: ¿Has pasado del coche a la moto para moverte por la ciudad? Claves para conducir con seguridad

 

Puede que seas uno de tantos que han decidido dar un cambio con su vida y te hayas sentido identificado con el titular de este post. En la actualidad, las ciudades continúan adaptándose a una movilidad más eficiente desde el punto de vista medioambiental, las alternativas de transporte urbano se multiplican, mientras el tráfico y la congestión continúan aumentando: razones suficientes para plantearte adquirir un vehículo más eficaz para tus transportes en el día a día. Conducir una motocicleta es sencillo, incluso para aquellos conductores de coche que no tienen ninguna experiencia, pero ¿sabes circular con total seguridad y sin riesgos?

Como muchos sabréis, son necesarios 3 años de experiencia con el carnet B de coche, para poder circular con motos de hasta 125 cc, aunque si esto no nos resulta suficiente, siempre estamos a tiempo de obtener el carnet de moto para pilotar aquellas de mayor cilindrada. Antes de comenzar es importante saber que la desprotección del conductor es mayor y, por tanto, el motorista conforma uno de los colectivos más vulnerables sobre el asfalto. En cualquier caso, si tomas las precauciones necesarias y conduces con responsabilidad, esto no es inconveniente para poder disfrutar al máximo sobre las dos ruedas.

¿Miedo a las marchas? ¿A que se te caiga?

Estas son quizá algunas de las dudas principales que pueden surgirte si no has cogido una moto nunca. Álvaro es un estudiante de administración de empresas que ha empezado sus prácticas curriculares a las afueras de Madrid y se encuentra cada mañana atascado con su coche en la M-30. Es por ello que se decidió por el cambio, no sin que antes le entrase cierto pánico: «En el coche soy responsable y suelo ser quien conduce en los viajes largos con amigos, pero en el momento en que compré la moto he tenido siempre una sensación extraña en el cuerpo y me entró cierto miedo«.

El uso de las marchas es un rompecabezas para quienes no están acostumbrados a ello y cogen una moto sin haber pasado por la autoescuela. «Sí me atrevía antes con las motos eléctricas de motosharing por el centro, que son muy sencillas, pero el no haber tenido formación previa en conducción de moto es lo que me ha impedido familiarizarme más rápido con ella» asegura, aunque considera importante salir a circular con alguien con más experiencia que te sirva de referencia.

guantes moto

Antes de subirnos a la moto, hemos de familiarizarnos con todos los mandos: conocer la función de cada maneta (la derecha es para activar el freno delantero y la izquierda para el cambio de marchas), acostumbrarnos al tacto del acelerador en el puño derecho, gestionar la potencia de la moto, comprobar la respuesta de los frenos, encontrar el claxon y el freno trasero. Para ello, podemos buscar alguna localización amplia y segura en la que hacer nuestras primeras pruebas antes de salir a la carretera y ponernos en situación real de circulación.

Los espejos retrovisores tienen su peculiaridad y, antes de quitar la pata de cabra, hay que regularlos para intentar reducir al máximo los puntos muertos. La ventaja de la moto es, que en caso de no tener suficiente visibilidad trasera, siempre podremos girarnos con cierta comodidad para comprobar nuestro entorno. El pie izquierdo maneja el cambio de marchas y conviene practicar con la maneta de embrague para ir encontrando el punto muerto y las diferentes marchas: la primera relación se engrana hacia abajo y las demás hacia arriba, con el punto muerto entre la primera y la segunda marcha.

Una vez estés listo, aprende a desplegar y cerrar la pata de cabra con el pie izquierdo manteniendo segura y estable la moto, procurando equilibrar el peso para que no se nos caiga en parado. Luego, tras arrancar, acelera suavemente comprobando la respuesta general del vehículo antes de quitar los pies del suelo.

Equípate con el kit imprescindible del motero

equipacion moto

Esta parte es fundamental y no llegarás a ser un motociclista de verdad si no tienes tu equipación lista y preparada. En este sentido, ‘para gustos, los colores’ pero siempre que hay que cumplir con unas mínimas cuestiones de seguridad. En Circula Seguro hemos tratado este tema de forma más amplia y específica tanto para condiciones climatológicas de verano como de invierno, pero aquí vamos a recordar algunos aspectos fundamentales:

  • Casco: debe estar homologado con la etiqueta ECE visible, cubrir la frente por encima de las cejas, ser cómodo, y de tu talla. Lo más recomendable es que sea un casco integral, aunque hay muchos modelos diferentes.
  • Chaquetas: las de piel, cordura o kevlar son las más seguras pues resisten muy bien la abrasión en caso de caída, pero lo mejor es que tengan un refuerzo en la espalda y cuello, dos de las zonas más vulnerables. Si es de color llamativo, mejor, tu visibilidad aumentará para el resto de usuarios.
  • Botas: si son impermeables y no tienen cordones ya son unas buenas botas, aunque las mejores son aquellas que protegen el tobillo e incluso suben hasta la tibia.
  • Guantes: Otro elemento de gran importancia pues de ellos dependen nuestra buena sujección al manillar. Conviene que tengan protección en palma y dedos y que se ajusten adecuadamente a tu mano. Si además son impermeables, tu comodidad y agarre mejorarán.

Equilibrio y prudencia para una conducción preventiva

Este es el punto más importante: ver y ser visto, prever y anticiparse al resto y conducir con responsabilidad. Sobre la moto la sensación de libertad es mayor, pero la exposición también. Jaime es muy aficionado a la música americana y suele acudir a quedadas de baile country y comidas de costillar y mazorcas de maíz. Allí descubrió su pasión por las motos y decidió comprarse una Harley: «Hoy no sé si podría vivir sin ella, subo cada fin de semana a la Sierra de Madrid a circular por sus curvas y descubrir pueblos y rincones escondidos a los que antes no había ni pensado en ir«.

moto curvas

Él sí decidió sacarse el carnet de moto para poder circular con una de mayor potencia y capacidad pero reconoce la importancia de salir a circular con gente que sabe más. «Las quedadas con los compañeros del country me ayudaron a conseguir confianza a lomos de una moto tan grande» dice Jaime, quien además ahora ayuda a otros amigos a aprender a circular por las carreteras de curvas que transcurren por los puertos de la Morcuera y Canencia. «Hay que extremar la prudencia y no fiarse nunca. A veces te relajas y piensas que te han visto y de pronto te pasan tan pegados que te desequilibran, y eso, a velocidades altas, es sinónimo de caída segura» nos dice.

La velocidad excesiva debe evitarse a toda costa y mantener un amplio margen con los vehículos que te preceden, pero quizá lo más importante es mantenerse alerta y respetar las normas de tráfico. El perfil de alguien como Jaime, más experimentado, nos da una visión más amplia sobre el equilibrio entre confianza y miedo al manillar. «Cuando el semáforo se pone en verde no te precipites. Nunca puedes estar seguro de que un coche de la calle perpendicular no haya cruzado a todo trapo en ámbar. Respeta la normativa y actúa pensando en que los demás no fueran a hacerlo, así te previenes ante cualquier susto«.

Conoce y mima tu moto para que ella cuide de ti

mantenimiento moto

De igual modo que debemos realizar paradas cada 2 horas, mantener la postura correcta y alimentarnos e hidratarnos bien, nuestra moto necesita ser cuidada. Antes de lanzarse a la carretera, recomendamos comprobar el estado de los frenos, el de los neumáticos o el nivel de líquidos. Las visitas al taller también son aconsejables antes de un viaje de larga distancia. Las luces deben mantenerse siempre en perfecto estado para poder ver y ser visto.

Hay que tener en cuenta que la formación de un motorista no termina con la compra de la moto, ni siquiera con la obtención de un carnet específico. Es aconsejable continuar formándose, para mejorar la técnica y habilidad como conductor, y así disminuir el riesgo de accidentalidad progresivamente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies