Psicotécnicos: El nuevo confort de los vehículos reduce la carga mental, ¿es esto un arma de doble filo?

Psicotécnicos: El nuevo confort de los vehículos reduce la carga mental, ¿es esto un arma de doble filo?

La tecnología está afectando más que nunca al ámbito de la seguridad vial. Los coches integran cada vez más sistemas y prestaciones para «hacernos las vida más fácil». Muchos fabricantes apuestan por señalar que sus nuevos vehículos reducen la carga mental de la conducción. Se trata de algo que puede resultar muy beneficioso, pero si de dan una serie de condiciones.

Pese a todas las tecnologías involucradas en la conducción actual, el factor humano continúa siendo clave y guía de la prevención en términos de seguridad. Según la Fundación MAPFRE con respecto al factor humano:

(…) si algo puede evitarse incurrimos en cierta responsabilidad si no ponemos los medios preventivos para hacerlo.

Mientras no se alcancen los últimos dos niveles de conducción autónoma (y resta bastante tiempo para ello), no podremos despojar al factor humano la relevancia que posee. Reñido con esto se encuentran todos aquellos sistemas que facilitan la conducción.

Descarga y carga mental de la conducción

La combinación de tantas tecnologías deriva en situaciones complejas. Y es que, mientras que los últimos sistemas ADAS reducen de forma increíble siniestralidad y accidentalidad, otros amenazan con producir un efecto contrario.

Confort, comodidad e infoentretenimiento son valores al alza entre los fabricantes de automóviles para promocionar sus vehículos. La mezcla de todos estos conceptos tiene cierto margen de peligro para la conducción. Hablamos de los casos en los que la reducción de la carga mental de la conducción implica una relajación excesiva o atacar al buen hábito de la atención permanente.

¿Qué necesita nuestro cerebro para conducir sin riesgos?

relajacion conduciendoEl confort de los vehículos de última generación resulta útil cuando está dirigido a fomentar habilidades como la atención dividida. Es esa capacidad con la que cuenta nuestro cerebro para poder realizar varias tareas al mismo tiempo. El motivo es que durante la conducción el cerebro acomete tareas en la que se entremezclan diferentes planos: sensorial, emocional, motor y cognitivo.

Aunque tengamos muy interiorizado el acto de conducir, interferir en esos procesos mentales puede traer consigo situaciones peligrosas. Es lo que ocurre cuando perdemos la atención al volante por culpa, por ejemplo, de cambiar nuestro foco de atención de la carretera al teléfono móvil.

Podemos encontrar ejemplos tecnológicos que, lejos de fomentar la seguridad en la conducción, la atacan de forma directa. Por eso se suele decir que circulamos a ciegas. Lo mencionábamos de forma reciente al hablar de las pantallas en los vehículos. Estas cada vez son más grandes y cada vez permiten operar más funciones. Contrasta con el hecho de que dos segundos dedicados a un a un dispositivo electrónico suponen conducir a ciegas unos 660 metros y dejar de percibir el 40% del entorno de la carretera.

Alerta por sobredosis de confort

Existen más estudios que tratan la incidencia negativa de los sistemas de infoentretenimiento. Sin embargo, en lo que se refiere al ámbito del «exceso de relajación», se respira bastante incertidumbre. El factor humano a modo de cansancio, fatiga y/o somnolencia sigue protagonizando este cúmulo de riesgos.

Al mismo tiempo, los avances en el campo del confort están a la orden del día. Sistemas de amortiguación avanzados para no sentir los lastres de la vía o la mejora del sonido a bordo y aislamiento acústico conllevan, en cierta medida, un alejamiento del entorno por el que se conduce.

Parece que resulta el inicio de una nueva época en la que conductor y vehículo empiezan a independizarse, el uno del otro. Los niveles intermedios de conducción autónoma terminarán en pocos años por confirmar la tendencia. Sus enormes beneficios para la seguridad vial están sobre la palestra pública. Esto no quiere decir que, al mismo tiempo, existan ciertos riesgos de los que no se habla tanto.

Los efectos de la automatización sobre el cerebro humano

relajacion conduciendoEl debate que está a punto de eclosionar tiene que ver con los efectos psicológicos de la automatización. Trasladado a los vehículos, la NASA avisaba hace unos años de los peligros de los que hablamos. Esto es lo que señalaba Stephen Casner, psicólogo investigador de la NASA, a propósito del revuelo que se formó en su día con el piloto automático del fabricante de coches eléctricos Tesla:

La labor de estar sentado y observar un sistema que funciona de maravilla es extenuante. De hecho, es extremadamente difícil para los humanos monitorizar de forma precisa un proceso repetitivo durante largos periodos de tiempo. Es lo que se llama «mantenimiento de la vigilancia» (…)

La experiencia de estos investigadores es de décadas. Por eso, la aplicación de las nuevas tecnologías debería apuntar a la propia concepción y diseño de los vehículos de la próxima década. El director general de tráfico, Pere Navarro, hacía referencia a esa cuestión en una entrevista reciente:

Quizá si hubiésemos partido de la base al diseñar el sistema de que a veces el conductor corre, bebe y se distrae, nos podríamos haber ahorrado mucho sufrimiento (…) Los tradicionales decimos que para conducir necesitas las dos manos al volante y toda tu atención. Y es verdad que en estos momentos estamos entrando en vehículos con unas grandes pantallas donde todo el gobierno del interior y de los elementos del vehículo se hace por aquella pantalla y aquello de alguna manera puede distraernos. Contradicciones… las que quieras.

Casner y Navarro dirigen nuestra atención sobre el mismo sujeto a la hora de plantear los vehículos: el conductor y el origen de su comportamiento. La carga mental de la conducción afecta de modo directo a este último. Lleva consigo, además, un debate que la industria del automóvil debe mantener en su seno y que podría ser clave para que el Objetivo Cero tenga éxito.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies