Psicotécnicos: La solución a los ángulos muertos en la conducción la tiene una joven de 14 años

Psicotécnicos: La solución a los ángulos muertos en la conducción la tiene una joven de 14 años

Es quizá uno de los grandes problemas que la tecnología aún no había podido superar en la automoción. Tengamos en cuenta que el 90% de la información que recibimos del entorno nos llega a través de la vista pero también, en ocasiones, la visibilidad del conductor se ve reducida debido a los puntos ciegos o ángulos muertos. El diseño de la carrocería de cada vehículo condiciona estas áreas de invisibilidad que, poco a poco, van cubriéndose con diferentes sistemas que el retrovisor no alcanzaba a cubrir. Pero parece que la solución más efectiva la tiene una adolescente estadounidense que ya ha recibido un premio por su idea.

¿Por qué y dónde se crean los ángulos muertos del coche?

Primero debemos de entender qué son y por qué se forman para poder entender cómo solucionarlos. Porque desde luego que necesitan una solución, pues la falta de visibilidad es un riesgo preocupante, más aún cuando se trata de saber qué hay a nuestras espaldas. Además, los principales afectados por los ángulos muertos son el resto de usuarios, principalmente los motoristas, que deben reaccionar ante los cambios imprevistos de carril.

Los espejos retrovisores nos facilitan esa visión pero no del todo. En concreto nos referimos a la zona lateral del vehículo que no llega a adivinarse al 100% con ningún espejo y que depende del tamaño del vehículo: Los ángulos muertos son mayores cuanto más grande es el vehículo y cuanto peor estén ajustados los espejos a la posición del conductor.

ángulo muerto

Esto se produce por un simple ejercicio de geometría. El campo de visión que aportan los retrovisores queda delimitado por la línea recta que sale de nuestros ojos, se refleja en cada uno de los bordes del espejo y se extiende hacia atrás. Todo lo que queda fuera de esta zona se vuelve invisible para el conductor y es por ello que, muchas veces, hemos de inclinarnos hacia adelante para asegurarnos de que no hay ningún riesgo para maniobrar.

Un proyecto de secundaria, la solución

Propuestas para encontrar la mejor solución no faltan, pero la de la joven Alaina Gassler sin duda que ha asombrado a muchos, no sólo por su pronta edad sino también por lo novedoso de su proyecto –aún en progreso–. Lo presentó al concurso Broadcom MASTERS, un certamen de ciencia y sociedad para estudiantes de secundaria, bajo el título de “Mejora de la seguridad del automóvil mediante la eliminación de puntos ciegos”.

Su invención consta de una proyección que traza la imagen que el conductor no alcanza a ver pues está cubierta por el marco lateral entre las ventanillas y la luna delantera, haciéndolo «invisible». El sistema que fabricó Gassler consta de una webcam instalada en la parte exterior del pilar lateral que emite las imágenes en el interior gracias a una serie de materiales impresos en 3D.

El mayor desafío al que se enfrentó la joven estudiante es el de que su solución no provocase otro problema de visibilidad por la proyección de las imágenes. Al ser un espacio reducido consiguió hacerlo utilizando una tela reflectante colocada sobre el pilar que emitiese la luz reflejada de regreso a la fuente de luz, permitiendo que el conductor obtenga una imagen nítida que no interfiera con el resto de espejos ni moleste a los pasajeros.

De momento la calidad de la imagen es mejorable pero tiene mucho espacio de mejora en el futuro. Su premio en el concurso no sólo le ha asegurado la cantidad de 25.000 dólares para invertir en su investigación, sino también un peldaño más en la construcción de una compañía que experimente con estos sistemas de seguridad activa.

Otros sistemas para evitar los puntos ciegos

ángulo muerto

Los sistemas de detección de ángulo muerto suelen denominarse en inglés BLIS (Blind Spot Information System) y consisten básicamente en un elemento electrónico que «ve» lo que el espejo no es capaz de «ver», y una unidad de procesamiento que actúa en consecuencia emitiendo una alerta al conductor. Estos son algunos de los más utilizados en los modelos actuales:

  • Cámaras de vídeo: normalmente colocadas en el propio retrovisor, están orientadas hacia atrás y procesan lo que captan del exterior con un programa de reconocimiento de imágenes.
  • Radar: puede ir montado en el paragolpes posterior o en ambas esquinas del paragolpes, para cubrir el ángulo muerto. Las ondas de radio que emite el radar rebotan en los vehículos que se acerquen y así los detectan. El radar puede tener un alcance desde unos 10 metros hasta más de 100.
  • Sensores de ultrasonidos: Aunque los sensores de ultrasonidos suelen tener un alcance más bien corto, y se utilizan por ejemplo para ayudar a aparcar, generalmente.
  • Asistente de cambio de carril: el campo de visión hacia atrás es mayor que sus antecesores, cubriendo perfectamente una anchura de un carril a cada lado del coche y hasta unos 50 o 60 metros de distancia hacia atrás como mínimo. La unidad de procesamiento no solo sabe si hay un vehículo o no en el ángulo muerto, sino que analiza la velocidad con la que se acerca ese vehículo

Hoy en día casi todos los coches montan espejos con cierta curvatura (convexos), para mejorar un poco el ángulo de visión y abarcar más campo visual, dejándonos ver un poco más, y reduciendo todo lo posible el ángulo muerto. Aunque aún así, algo de ángulo muerto siempre vamos a encontrar, por lo que iniciativas como las de Gassler serán siempre bienvenidas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies