Motocicletas: mejor lentillas o gafas

Motocicletas: mejor lentillas o gafas

A la hora de conducir motocicletas, los que tenemos gafas tenemos que bregar con un hándicap que posiblemente pase desapercibido para el resto de usuarios. O al menos sólo tienen que pelearse con ello cuando usan esporádicamente gafas de sol durante la conducción. Por ello en muchas ocasiones se plantea la duda de qué es mejor conducir, con lentillas o gafas. Lo primero es que en todo caso se debe garantizar el mantener la seguridad a la hora de conducir. Es decir, debemos estar seguro de que podemos usar lentillas sin que por ello nos cree ningún problema: que nos resequen los ojos, que nos molesten por el uso tras varias horas, que no veamos correctamente… Si podemos usar en el día a día gafas o lentillas indistintamente sin que nuestros ojos rechacen ninguno de los dos elementos de corrección de la visión, nos podemos plantear cuál es el mejor para utilizar al conducir una moto. Gafas o lentillas, ¿cuál es mejor? Para empezar y desde el punto de vista de la comodidad, las lentillas ganan por goleada. No tenemos problemas de que con el paso de las horas, las patillas de las gafas se nos claven en las orejas por un casco demasiado ajustado, o en los laterales de la cara. Además evitamos el incordio de tener que quitarlas antes de ajustarnos o retirarnos el casco, siempre con el problema que se nos plantea en muchos casos de dónde dejarlas apoyadas mientras tanto. En cuanto a la visión periférica, algo muy importante durante la conducción, aseguramos que con las lentillas no nos saldremos de la lente como en...
Los peligros de la carretera: animales sueltos

Los peligros de la carretera: animales sueltos

Los animales sueltos que nos podemos encontrar mientras vamos conduciendo nuestro vehículo por la carretera pueden ser domésticos (controlados o no por su dueño) y salvajes o en libertad que son todas aquellas especies de animales del entorno, que se mueven libremente por el lugar y que pueden cruzar la vía en cualquier momento, a nuestro paso, salvo que las infraestructuras viarias lo impidan. Los tramos de carretera por donde suelen frecuentar estos animales pueden estar señalizados pero es poco previsible y por ello, difícil saber por dónde van a cruzar. Puede ocurrir, incluso, que conozcamos el trayecto pero muchos de estos animales pueden sorprendernos durante la conducción, como es el caso de reptiles y aves que pueden aparecer de pronto. Por tanto, estamos ante un peligro de la carretera debido a que ésta puede influir en el comportamiento de los animales sueltos o incontrolados pero, ¿ quién sufre las consecuencias de los atropellos? ¿Qué ocurre tras un atropello a un animal? El problema se plantea cuando se produce un atropello a un animal o bien para evitar el atropello se produce un siniestro vial y como resultado de ello nos damos cuenta de que se ha ocasionado, en el supuesto hecho, además de la posible muerte del animal, daños materiales en el vehículo y en la vía, así como lesiones por parte de algún conductor u ocupante que le haya tocado vivir esa desagradable experiencia. Por cierto, ¿habéis vivido algún caso como el que estamos contando o similar?, lo digo porque nos gustaría conocer vuestras anécdotas. ¿Influye nuestra red vial en los patrones de comportamiento de aquellos mamíferos...
Toma de decisiones al volante

Toma de decisiones al volante

TRÁFICO El 73% de los accidentes, por malas decisiones del conductor. Adelantar cuando no se debe, o no saber reaccionar cuando la maniobra se complica. Este ejemplo puede resumir el fondo detrás del que están tres de cada cuatro accidentes de tráfico con víctimas (de todo tipo) que ocurren en España, un porcentaje que asciende hasta el 81% cuando se trata de siniestros graves o mortales. Así lo concluye un estudio llevado a cabo por la aseguradora Línea Directa y por el instituto de Seguridad Vial INTRAS, que pone de manifiesto que las malas decisiones tomadas por los conductores provocaron casi 130.000 accidentes entre 2007 y 2010. O leído de otra manera, que si esas actuaciones hubieran sido las correctas (bien valorando el riesgo, bien respondiendo adecuadamente cuando se convierte en peligro), esos siniestros se hubieran evitado. El informe tiene una potente base estadística: 174.000 accidentes en los que aparecieron involucrados más de 290.000 conductores de todo tipo de vehículos. Y se consideraron, además de la propia maniobra llevada a cabo con el vehículo, otras variables como el diseño de la carretera, el estado de la superficie, el horario de conducción, la densidad del tráfico, las condiciones meteorológicas y, por su la maniobra del conductor. El análisis de todos esos factores revela, también, que el 71% de los conductores accidentados que adelantaron cuando no debían en una carretera convencional acabaron en una colisión frontal o frontolateral, y más del 50% de quienes se distrajeron terminaron teniendo una salida de la vía. Los fallos que más se cometen A la hora de tomar las decisiones, los errores más comunes que...
Trastornos por somatización e hipocondria, y su influencia en la conducción.

Trastornos por somatización e hipocondria, y su influencia en la conducción.

Resulta favorable la actuación del médico escuchando al paciente y atendiendo sus posibles componentes psicológicos y de estado emocional, lo que permite reducir el número de fármacos y sustituirlos por una atención más emocional. Trastorno por somatización: Es la enfermedad neurótica caracterizada por la aparición de síntomas múltiples somáticos, incluyendo los que se manifiestan en la histeria de conversión clásica. Alrededor del 25% de todas las patologías conocidas tienen una base u origen psicosomático, es decir, están producidas por factores psicológicos o personalidad alexitínica, entendida ésta por la dificultad del paciente para exteriorizar los problemas psicológicos, lo que deriva en trastornos biológicos. Son pacientes dependientes con manifestación de ira ante las frustraciones, y cuyos síntomas constituyen una petición de ayuda y atención para ser cuidado en todos los aspectos de la vida del paciente. Los síntomas suelen caracterizarse por cefaleas, náuseas, vómitos, dolor abdominal, alteraciones digestivas, astenia, síncope, etc. Se asocia con frecuencia ansiedad y depresión, y pueden manipular a los demás con amenazas e intentos de suicidio. Con el paso de los años, en algunos casos, se intensifica la depresión con riesgo real de suicido. El tratamiento es muy difícil y la medicación no ayuda de forma significativa. Resulta favorable la actuación del médico escuchando al paciente y atendiendo sus posibles componentes psicológicos y de estado emocional, lo que permite reducir el número de fármacos y sustituirlos por una atención más emocional. Neurosis hipocondriaca: Es la neurosis caracterizada por una preocupación por las funciones corporales y miedo por estar sufriendo una enfermedad grave. Los síntomas son muy variados y ricos en detalles, relacionados con vísceras abdominales, tórax, cabeza...
Meditación como tratamiento del déficit de atención

Meditación como tratamiento del déficit de atención

Un trastorno cada vez más diagnosticado entre los jóvenes El especialista Daniel Goleman asegura que los ejercicios mentales pueden ser más efectivos que la medicación. Las primeras señales suelen aparecer antes de los siete años. Los chicos no pueden mantenerse sentados en el aula, se desorganizan fácilmente, hacen intervenciones desubicadas, no pueden centrarse en una conversación. Estos mismos síntomas también los padecen algunos adultos. A este conjunto de trastornos –que en muchos casos tienen origen genético–, los científicos los llaman Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH), aunque es más vulgarmente conocido como déficit de atención o ADD, por su sigla en inglés. Los médicos coinciden que, en los casos más severos (y sobre todo si corre riesgo la integridad física de los chicos), lo conveniente es un tratamiento con medicación. Las drogas utilizadas son el metilfenidato (Ritalina) o la atomoxetina (Strattera), que pueden tener efectos adversos (por ejemplo, generar adicción). Por eso, el tratamiento genera angustia entre los familiares de los chicos, muchos de los cuales denuncian un excesivo sobrediagnóstico, y la consecuente “sobremedicación”. Frente a este panorama, el psicólogo y periodista científico estadounidense Daniel Goleman –autor del exitoso bestseller “La inteligencia emocional”– propone un nuevo enfoque. Basado en un extenso trabajo de investigación, afirma que el déficit de atención puede tratarse con meditación y otras técnicas de trabajo cognitivo, a las que llama mindfulness. Goleman acaba de publicar un nuevo libro –”Focus”–, que es un exhaustivo ensayo acerca de la atención humana. De la investigación para este trabajo surge la idea de utilizar ejercicios metales en el tratamiento del déficit de atención. “Todas las decisiones que...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies